En la primera parte de este artículo te contaba que, cuando la vida nos da un batacazo, nos decimos cosas bonitas para animarnos.

Nos decimos palabras como “no te preocupes, saldrás de esta con tu talento”, o “eres muy simpático, tendrás mil chicas detrás de ti”.

A veces lo hacemos en un intento de subirnos la autoestima, claro, cómo no…

Te decía que esas palabras no acaban de funcionar porque, en última instancia, no valemos por ser capaces, atractivos o listos, ni por otros talentos de ninguna clase. (Si aún no has leído el artículo entero te recomiendo que lo hagas aquí, entenderás mejor esta segunda parte).

Yo no valgo porque tenga capacidad de escribir artículos o de arreglar asuntos prácticos en la casa, por ejemplo. Ni tampoco porque sepa escuchar, porque sea amable, maja o lista (como dice mi madre). Ni siquiera valgo por lo mucho o poco que te haya aportado a ti como lector.

23 petit

Ni tú ni yo somos valiosos por esas cosas, sino por algo mucho más básico que nunca podemos perder: valemos porque tenemos las cualidades universales de lo que significa ser un “ser humano”.

Estas cualidades o pilares básicos que me aplico a misma (basados en la teoría de la psicoterapeuta Susan Anderson) son los que comparto hoy en la segunda parte del artículo.

Los 4 pilares valiosos de nuestro ser que nada ni nadie nos puede quitar (nunca).

Pilar nº1: Eres un ser independiente de los demás

Cada uno de nosotros es un ser humano completamente separado y diferente de los demás, tanto si formamos parte de una familia, pareja o grupo como si no (a veces se nos olvida). Cada uno llega solo a este mundo y marchará de él solo, por mucho que a otros niveles seamos interdependientes.

Quizás a alguien le pueda sonar deprimente, pero yo creo que es motivo de celebración: en la aceptación y reconocimiento de esa cualidad de seres separados hay un reconocimiento de una fuerza intrínseca y valor independiente de cualquier cosa que haga o piense otra persona.

Pilar nº 2: Eres valioso por el mero hecho de estar vivo

No eres ni más ni menos que ninguna otra persona. Tu existencia, como la de todos, es importante independientemente de la edad que tengas, de tus habilidades o atributos físicos.

Da igual si tienes 25, 60 u 80 años.

Da igual si te crees torpe, menos listo, inseguro, dependiente, incapaz.

Da igual si te ves feo, flaco, bajo, arrugado, acabado, enfermo.

Da igual todo eso, tu existencia es valiosa por sí misma. En nuestra mano está valorarla y respetarla… tu vida es un regalo precioso y fugaz.

Pilar nº 3: Puedes encarar y asumir cualquier cosa que te suceda, cualquiera

Puede que la vida nos dé batacazos más o menos grandes, en forma de rechazo o pérdidas. Muchas veces no podremos evitarlos ni hacer nada al respecto, pero sí podemos asumirlos como parte de nuestra realidad en el momento presente; lograr eso es el primer paso para recuperarse.

Dar espacio en nuestra vida a cualquier cosa que nos pase; permitir que cualquier cosa que surja del bote de las sorpresas, surja.

Además, aunque parezca que no tenemos elección, siempre podemos elegir cómo afrontar un batacazo: si quejándonos y sufriendo o aceptándolo y sacando lo mejor de ello.

Pilar nº 4: Tu capacidad de dar y recibir amor está intacta aún tras las peores circunstancias, incluso si has sido rechazado, criticado o humillado.

Dice Anderson: “Creo que la mayoría de las personas sólo usamos el 5% de nuestra capacidad de amar. El amor es una de las fuerzas más irresistibles que poseemos como seres humanos. No puedes controlar que otros te aprecien como te gustaría, pero sí puedes incrementar tu propia capacidad de dar y recibir amor; con todo lo bueno que ello trae”.


El día en que entendí profundamente estos cuatro pilares le escribí una nota mental a mi “yo interno”:

Querido Yo Interno: La próxima vez que me sienta abatida no me digas que soy guapa ni lista. No lo necesito. Tan sólo recuérdame que por el mero hecho de existir y de ser un ser independiente de los demás soy tremendamente valiosa.

Recuérdame que podré encarar cualquier cosa que me suceda, cualquiera, por muy terrible que parezca. Y recuérdame que aunque perdiera el aprecio y el reconocimiento de una persona, o de miles de personas, siempre podré recibir y dar más amor del que podría llegar a imaginar.

Tan sólo recuérdame esto, el precioso valor que hay en mí, justo en este momento presente.


¿Cómo te llegan estos cuatro pilares? ¿Hay algo que tú ya habías visto y que quieras compartir? En los comentarios más abajo eres bienvenid@ a escribir.

Con cariño y hasta pronto,

nombre

Compartir

Cristina Enjuto on FacebookCristina Enjuto on LinkedinCristina Enjuto on PinterestCristina Enjuto on Twitter
Cristina Enjuto
Trabajo en sesiones de psicoterapia con personas que buscan tomar una dirección a nivel personal y sentirse más seguras, tranquilas y capaces de lograr sus objetivos.
Soy terapeuta Gestalt, Master-Trainer en PNL y estoy formada en Psicoterapia Integrativa en el programa SAT de Claudio Naranjo. ¿Quieres saber cómo puedo ayudarte? Visita la pestaña "Servicios".

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies. Al navegar por ella estás aceptando el uso de las mismas y la aceptación de la política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies