Cuando esperas alguna cosa con mucha ilusión y no llega te puedes sentir muy frustrado. Es una experiencia común.

Me lo cuentan mis clientes en consulta y, si echaras un vistazo a mi vida, verías que a mí también me pasa.

Hace años mi pareja de entonces y yo buscábamos tener un hijo. El tiempo fue pasando pero, aunque hicimos muchas pruebas y ajustes, nunca llegó. Como te puedes imaginar fue muy frustrante para mí… algunos días estaba enfadada, otros triste y otros, de nuevo, motivada.

Puedes leer más sobre ello aquí.

Te explico esto porque quizá tú ya has pasado por otras situaciones parecidas: cuando esperas conseguir un trabajo y no lo logras, cuando quieres enamorarte y tener pareja pero no encuentras a esa persona, o cuando quieres tener éxito como actor, escritor o empresario y se cae un proyecto tras otro.

Si estás ahí, de alguna manera te puedo entender. Por eso quiero compartir contigo dos ideas muy útiles y que pueden ayudarte a estar más tranquilo y motivado.

Pero antes de nada, lo primero es darse un baño de realidad.

Lo que no depende de ti y no puedes controlar

Hay cosas que no podemos conseguir con nuestras acciones. No está en tu mano que alguien se enamore de ti o te quiera, por mucho que desees. Ni tampoco puedes controlar que te acepten una propuesta de trabajo (una vez la has presentado) o que las personas sean de una manera concreta.

Como el resultado no depende de ti, en psicoterapia decimos que ese hecho está “fuera de tu zona de control”.

Cuando buscaba quedarme embarazada hice muchísimas cosas para lograrlo, ¡incluso dejé de ver películas de terror! Hasta que me di cuenta de que tener un hijo de manera natural ya no estaba en mi mano.

Cuando hayas hecho todo lo posible, reconocer que el asunto está fuera de tu zona de control te ayudará a relajarte un poco.

No hace falta que te desgastes tanto como yo lo hice.

con mi ex pareja enel campo

Con mi pareja de aquellos años en que quería tener un hijo. Había días buenos y días malos.

Lo que sí depende de ti y sí puedes controlar

Hay cosas que sí podemos lograr porque el resultado depende de lo que nosotros hagamos.

Puedes entrenar en el gimnasio para sentirte más fuerte. Puedes lograr dejar de fumar, adoptar una mascota para dar y recibir cariño y hasta construirte una casa de madera si te lo propones. Quizás sea difícil, pero si sabes qué camino seguir, puedes lograrlo.

A menos que pase algo muy grave, conseguir ciertas cosas está en tus manos. Sólo necesitas informarte de cómo hacerlo.

Suena bien, ¿verdad?

en la cima de una montaña

Algo que sí estaba en mis manos: entrenar para subir una montaña 🙂

Lo más difícil: cuando conseguir lo que quieres depende de ti, pero no totalmente

Hay situaciones en las que el resultado no depende totalmente de nosotros pero sí podemos influenciarlo. Es lo que se llama “zona de influencia”.

Te pongo un ejemplo: Si quieres encontrar pareja no puedes perseguir a la gente en encuentros de singles ni empecinarte en buscarla porque, seguramente, o no la encontrarás o la relación irá mal.

Sin embargo, sí puedes hacer algo para lograr este objetivo.

Un buen principio sería entender cómo tu forma de ser o tu comportamiento influye en cómo te relacionas. Encontrar pareja no depende totalmente de ti, pero si comprendes lo anterior será más fácil.

En la zona de influencia no tenemos el control del resultado, pero lo que hacemos sí tiene un efecto. Es aquí donde nos movemos cuando nos desanimamos al no conseguir lo que queremos.

Creemos que podemos hacer algo más, pero no tenemos claro qué es o si funcionará.

En estas situaciones es cuando más necesitas centrarte para seguir adelante.

en la presentacion de un proyecto

Presentando un proyecto que no dependía totalmente de mi. (Al final no salió adelante).

Lo que puedes hacer: Insistir, y también valorar alternativas

Si no estás logrando lo que quieres estas dos acciones son una combinación ganadora para que sigas motivado y estés más tranquilo.

Es importante que apliques las dos a la vez.

1. Insiste, insiste, insiste

Conecta con la determinación y el coraje de dar los pequeños pasos que te acercan a lo que quieres, cada día si es necesario.

No será inmediato, pero tienes que saber que Mozart, Miguel Angel y otros genios tampoco alcanzaron sus metas de un día para otro. Y ten la resistencia para levantarte, como un atleta, cada vez que el plan no funcione o te digan “no”. Para más ideas de cómo lograrlo lee este artículo.

Insistir es:

  • seguir trabajando personalmente para ser una buena pareja y también para poder elegirla con más claridad
  • seguir mejorando tu proyecto para que otra empresa lo compre
  • seguir escribiendo cada día aunque nadie haya publicado tus cuentos
  • seguir intentando otras maneras de lograr un embarazo, o abrirte a otras formas de maternidad

2. Necesitas tener un plan B… y un plan C y un plan D

Muchas veces las cosas no salen como las planeamos y parece que lo olvidamos.

Vamos a encontrar obstáculos y sorpresas, así que necesitamos creatividad y flexibilidad para incluir en nuestro proyecto un plan alternativo, o dos e incluso tres.

Piensa en qué harías si tu plan no funcionara, en cómo lo adaptarías o cambiarías. Al valorar nuevas posibilidades verás que hay otras maneras de llegar a lo que deseas (o a algo parecido).

Lo importante es que contemples planes alternativos para lograr sentirte como realmente deseas: disfrutar, sentirte útil, querido, o sencillamente sentirte bien.

Yo no pude tener un hijo y decidí no hacer nada más. Por muy raro que suene, renunciar era mi plan B. Pero ese plan incluía otras maneras de dar y recibir amor, que es lo que en fondo quería sentir.

Porque al final, estoy convencida, se trata de eso: lograr, de una manera u otra, sentirnos bien por dentro.

(Si tú estás buscando un hijo y aún no lo has logrado recuerda que hay varios planes posibles, B, C, D… lo mío fue una decisión muy personal.)

Tu turno

Conecta con tu coraje y tu determinación para seguir dando un paso más cada día, al levantarte, cuando medites o cuando tomes tu café. Y ten también un plan B, C o D como alternativa, porque lo normal es encontrar obstáculos en el camino.

¿Te ha pasado algo parecido y quieres compartir tu experiencia?

¿Cómo lo haces para motivarte?

Cuéntamelo a mí y a los demás en los comentarios, más abajo. Como siempre, me gusta saber esto y cualquier otra cosa que quieras compartir.

Con cariño,

nombre-e1457802638963

P.d. Además de trabajar con personas que quieren sentirse bien, acompaño en sesiones de psicoterapia a mujeres con problemas de fertilidad. Si tienes curiosidad por saber cómo te puedo ayudar tienes la información aquí:

Compartir

Cristina Enjuto on FacebookCristina Enjuto on LinkedinCristina Enjuto on PinterestCristina Enjuto on Twitter
Cristina Enjuto
Trabajo en sesiones de psicoterapia con personas que buscan tomar una dirección a nivel personal y sentirse más seguras, tranquilas y capaces de lograr sus objetivos.
Soy terapeuta Gestalt, Master-Trainer en PNL y estoy formada en Psicoterapia Integrativa en el programa SAT de Claudio Naranjo. ¿Quieres saber cómo puedo ayudarte? Visita la pestaña "Servicios".

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies. Al navegar por ella estás aceptando el uso de las mismas y la aceptación de la política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies