Mi pareja ha cambiado y ahora me gusta mucho menos. ¿La dejo o no?

por | Oct 17, 2018

¿Cuántas veces has escuchado eso de “mi pareja ya no es la misma, ha cambiado y ya no me gusta tanto”?

Quizás tú estás o has estado en una relación así: la otra persona se ha vuelto mucho más distante, negativa, agresiva o descuidada. A veces hasta un extremo que te preguntas si realmente merece la pena seguir con ella o no.

Pero tomar esa decisión no es tan fácil, ¿verdad?

En mi consulta he escuchado estas frases muchas veces:

 “Así no quiero seguir pero no estoy seguro de querer dejarla”

 “¿Y si le dejo y luego me equivoco?”

 “¿No será que estoy siendo muy exigente?”

Tenemos dudas porque tenemos miedo de equivocarnos al tomar la decisión.

Para tomar una buena decisión necesitas primero entender por qué al principio una persona parece ser de una manera y luego cambia. En el vídeo vas a ver las tres razones más básicas. Y después comparto contigo dos preguntas clave que hacerte a ti mismo para ayudarte a decidir si lo sigues intentando o no con esta persona.

Este vídeo te va ser muy útil si lo pones en práctica, cuando sea posible para ti.

Estos son los libros que menciono en el vídeo: El Eneagrama de Helen Palmer, El proceso Hoffmann de Tim Laurence y Estilos de Carácter de Stephen M. Johnson.

Cuando hayas visto el vídeo me gustaría mucho saber de ti.

Dime en los comentarios, más abajo, qué preguntas te surgen al verlo y qué recomiendas, en tu experiencia, para que una relación de pareja marche bien en estas situaciones.

Con cariño,

 

P.D. Si no quieres perderte ningún vídeo  y recibir otra información más personal por correo, suscríbete a mi newsletter aquí.  Y si quieres ver mis vídeos cuando entres en YouTube suscríbete aquí.

Aquí tienes la transcripción del vídeo.

Transcripción del vídeo

Conoces a una persona. Te gusta te gusta cada vez más, te enamoras y entras en una relación estable. Pero al cabo de un tiempo empieza a hacer cosas que cada vez te gustan menos. Te preguntas: “¿Realmente he hecho bien en quedarme con esta persona o es mejor que la deje?

En este vídeo te voy a dar un par de preguntas que te ayuden a decidir si es bueno para ti seguir invirtiendo en esta relación o no.

La biología dice que mostrar nuestro mejor lado es normal

¿Por qué al principio de una relación parece que una persona es de una manera y cuando pasa el tiempo parece que es de otra manera, que ha cambiado?

Esto sucede por varias razones: una de ellas es porque cuando conocemos a alguien queremos mostrarle nuestro mejor lado, y a su vez esa persona nos quiere mostrar su mejor lado. Esto es totalmente normal, imagínate que conoces a alguien y le muestras tu peor parte, esa que nadie quieres que conozca todavía, bueno pues la otra persona se espantaría.

Así que desde un punto de vista biológico es normal querer gustar a la otra persona. No estamos mintiendo, lo estamos haciendo para que la otra persona se quede, porque estamos en la fase de enamoramiento y de seducción y no en la fase de la relación estable. Y fíjate que esto también lo hacemos, el mostrar nuestra mejor parte cuando estamos en grupos, por ejemplo cuando nos invitan a una fiesta.

Las hormonas del enamoramiento son como un filtro de Instagram

Otra de las razones por las que parece que la otra persona ha cambiado es porque en un principio nosotros también la vemos de manera diferente, la vemos mejorada, como si la hubiéramos puesto uno de esos filtros de Instagram en los que la persona aparece más bonita o con otros matices.

La culpa de esto la tienen las hormonas y los neurotransmisores del enamoramiento. La dopamina y la adrenalina hacen que tengamos más ganas de estar con esa persona, que estemos más motivados y que busquemos el placer. Por otra parte la oxitocina y la vasopresina hacen que queramos estar con la otra persona y compartir más tiempo juntos.

Cuando el comportamiento del otro nos molesta

Hasta aquí todo bien, aún no empezado la fase más problemática. Está viene cuando llevamos un tiempo en una relación estable y lo que la persona parecía que era ahora es ligeramente o bastante diferente.

Te pongo dos ejemplos: conoces a alguien que al principio es cariñoso y cercano pero cuándo pasa el tiempo prefiere estar solo, o cada vez quiere menos contacto físico contigo. O conoces a alguien que al principio es muy optimista, pero cuando pasa el tiempo esta persona se fija más en lo negativo o está más en la queja.

Ello sucede porque hemos entrado en una fase de redacción en la que los hábitos, las necesidades y los comportamientos de la otra persona son muy diferentes a los nuestros. Ha aparecido lo que yo llamo cariñosamente el pequeño monstruo de la otra persona, que no te gusta, es obvio.

Quizás en este momento de la relación aún no nos desagrada esa persona tanto como para preguntarnos: ¿Me quedo con ella o no? Han de llegar situaciones todavía un poco más extremas en las que ya seguramente nos haremos esta pregunta.

Situaciones extremas que nos llevan a dudar de la pareja: el estrés y la guerra

Esas situaciones son de estrés para la pareja, pero no hace falta que sea un estrés exagerado, basta con que sean momentos cotidianos cómo que habéis quedado y llegáis tarde, o que no os ponéis de acuerdo con la limpieza de la casa, por ejemplo.

Puede ser que en estos momentos tu pareja te diga que eres un desordenado, o todo lo contrario, que eres un maniático, o eres un impuntual. Y es posible que esta crítica de tu pareja desate en ti emociones como el enfado y que digas: “Esta persona no me entiende” o “se va a aprovechar de mí”.

Y también aparecen emociones como el miedo: “Me habré equivocado de pareja”, “Esta relación no va a funcionar”…

Estas dos emociones, el enfado y el miedo, es probable que también despierten en ti una parte reactiva que hace cosas como por así decirlo subidas de volumen.

La mala noticia es que puede ser que aquí aparezca tu pequeño monstruo y que entonces reacciones a los comentarios de tu pareja por ejemplo criticándola y diciéndole que también es una desordenada y qué hace las cosas mal. O te enfadas y no hablas a la persona durante horas o días. O todo lo contrario, le acribillas a Whatsapps para que te explique o para que entienda por qué estás tan enfadado.

Ahora ya sí es un momento crítico porque, por así decirlo, los dos pequeños monstruos han entrado en un ciclo en el que uno ataca al otro y el otro, para defenderse, ataca de vuelta. Es lo que yo llamo una situación de guerra. Es muy probable que ahora te preguntes: “¿Me quedo en esta relación o no me quedo porque no merece la pena?”.

Dos preguntas para decidir si dejar la relación o no

Para que una relación de pareja funcione es necesario que las dos personas quieran entender y gestionar tanto esta parte reactiva suya como la de la otra persona. Así que las dos preguntas que te puedes hacer son:

1. ¿Estás dispuesto a entender y a gestionar esta parte tuya, a tu pequeño monstruo, y tienes curiosidad por entender en profundidad el pequeño monstruo de la otra persona?. Si estás viendo este vídeo es muy probable que digas que sí tienes interés, así que la segunda pregunta y casi la más importante para poder tomar una decisión es:

2. ¿Está tu pareja dispuesta a entender esa parte reactiva suya, a su pequeño monstruo, y a tener curiosidad por entender en profundidad la tuya?

Tanto mi experiencia personal cómo en la clínica, en terapia individual y de pareja, este es el trabajo más importante qué ha de hacer una pareja al principio para decidir si va a funcionar o no.

Y me dirás: “Vale, ¿y esto cómo se hace?”

Bueno pues hay varias maneras de hacerlo:

Mediante cursos grupales

También hay técnicas de meditación invitan al autoconocimiento

Puedes trabajar esta parte tuya e invitar a tu pareja que lo haga. lo que pasa que esto es más costoso y no siempre funciona

La terapia individual o de pareja  es lo que mejor funciona en mi experiencia

También hay algunos libros en los que te puedes apoyar. Ya sabes que los libros no son la solución final pero que a veces se ayudan. Te dejo unos títulos debajo del vídeo.

Conclusión

Si tú y tu pareja no estáis dispuestos a hacer este trabajo lamento decirte que, en mi experiencia, tendrás que prepararte más para la guerra que para el amor.

Pero en caso contrario yo creo que sí que hay esperanza porque, de verdad, que yo no creo que todos seamos perfectos. Creo que ninguno somos perfectos. Pero si uno está dispuesto a comprender, a tolerar después, y a cuidar del otro, es muy probable que se pueda crear un equipo donde sentirse seguro y donde crecer cómo persona.

Yo creo que esto es lo que todos, o casi todos, queremos cuando estamos en pareja.

Un abrazo y nos vemos en el próximo vídeo.

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete para recibirlos directamente en tu correo y accede a mi informe 10 Claves para Sentirte Bien Contigo mismo:

Categorías

Cristina Enjuto

Cristina Enjuto

Trabajo en sesiones de psicoterapia individual y de pareja con personas que buscan tomar una dirección a nivel personal y sentirse más seguras, tranquilas y capaces de lograr sus objetivos. Mi consulta está en la ciudad de Barcelona.

Soy terapeuta Gestalt, Master-Trainer en PNL y estoy formada en Psicoterapia Integrativa en el programa SAT de Claudio Naranjo. ¿Quieres saber cómo puedo ayudarte? Visita la pestaña “Servicios”.

¿Seguimos en contacto?

Compartir en…

Cristina Enjuto on FacebookCristina Enjuto on LinkedinCristina Enjuto on PinterestCristina Enjuto on Twitter
Cristina Enjuto
Trabajo en sesiones de psicoterapia con personas que buscan tomar una dirección a nivel personal y sentirse más seguras, tranquilas y capaces de lograr sus objetivos.
Soy terapeuta Gestalt, Master-Trainer en PNL y estoy formada en Psicoterapia Integrativa en el programa SAT de Claudio Naranjo. ¿Quieres saber cómo puedo ayudarte? Visita la pestaña "Servicios".

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies. Al navegar por ella estás aceptando el uso de las mismas y la aceptación de la política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies